El Juicio Monitorio

El Juicio Monitorio es un proceso judicial que se configura como una vía ágil y rápida para el cobro de deudas. Esta rapidez se debe a que solamente será necesaria la celebración de vista si el deudor se opone, negando la deuda o su cuantía.

El Juicio Monitorio puede utilizarse tanto por empresas como por particulares, para reclamar deudas de cualquier cuantía. Para ello, es necesario:

  • Que la deuda sea líquida y determinada, es decir, que se conozca exactamente el montante o pueda determinarse con una simple operación aritmética.
  • Que la deuda conste en documentos firmados o sellados por el deudor, como facturas o albaranes, o cualesquiera otros con independencia del soporte físico o electrónico en que se encuentre documentada la deuda.
  • Que esté vencida, es decir, que pueda reclamarse en el momento de la solicitud (no sujeta a plazo ni condición).
  • Y que sea exigible, es decir, que el deudor esté obligado a pagarla.

Una vez presentada la petición inicial, el Juzgado dará un plazo de 20 días al deudor para que pague voluntariamente o se oponga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *