El Testamento

El primer paso para simplificar y clarificar su futura herencia es el otorgamiento de un testamento. Esta previsión, que puede resultar ciertamente desagradable por cuanto supone ordenar disposiciones patrimoniales para después del propio fallecimiento, ahorra a los herederos tiempo, dinero y disputas inncesarias.

¿Quién puede hacer testamento?

Pueden otorgar testamento todas las personas excepto los menores de catorce años de uno y otro sexo y los que habitual o accidentalmente no se hallaren en su cabal juicio.

Clases de Testamento.

El Derecho Español contiene una regulación bastante compleja en lo relativo a la forma de los testamentos, ya que reconoce los comunes y los especiales, y a su vez los comunes pueden ser abiertos, cerrados u ológrafos. No obstante, actualmente la mayor parte de los testamentos son notariales y abiertos.

Cuestiones a tener en cuenta al redactar un testamento.

En nuestro derecho no existe la libertad absoluta a la hora de redactar un testamento. Por el contrario, la disposición sobre los bienes propios está fuertemente limitada por las relaciones familiares. A la hora de redactar un testamento y conseguir que éste se adapte a la voluntad del testador es necesario tener en cuenta las legítimas, es decir, la existencia de determinados parientes a los que hay que dejar una parte legalmente establecida de los bienes. Esta materia varía dentro de España, según estemos en territorios de derecho común o de derecho foral o especial. En los territorios de derecho común las legítimas son las siguientes:

1.- Hijos y descendientes del difunto: la ley les reserva dos tercios de la herencia, de los cuales uno se divide entre ellos por partes iguales, y el otro (el tercio de mejora) se puede repartir libremente, pero solo entre hijos y descendientes (para mejorar, si se quiere, a alguno o algunos).

2.- Padres y ascendientes del difunto: si no hay hijos ni otros descendientes, los padres y ascendientes heredan un tercio de los bienes si hay cónyuge viudo. Si no hay cónyuge heredan la mitad.

3.- Cónyuge viudo: si el testador tiene hijos o descendientes, heredará un tercio de los bienes y en usufructo. Si concurre con ascendientes tiene derecho al usufructo de la mitad de la herencia. Finalmente, en el caso de que no haya descendientes ni ascendientes, heredará en usufructo dos tercios de la herencia.

¿Puedo hacer con mi pareja un testamento en el que uno hereda al otro, y después los hijos?

Este testamento, el más común entre cónyuges, puede hacerse siempre y cuando se respeten las legítimas anteriormente expuestas. La forma correcta de hacerlo es legando cada cónyuge al otro el usufructo universal y nombrando herederos a los hijos.

Para asegurarse de que en la redacción de su testamento se tienen en cuenta las limitaciones legales aplicables y, en consecuencia, sus bienes se repartirán exactamente conforme a su voluntad, no dude en consultarnos antes de otorgar testamento. Para ello, rellene el siguiente formulario y nuestros abogados se encargarán de estudiar su propuesta y contactar con Vd. para darle una solución rápida y económica.