La Hipoteca

La hipoteca es un derecho real de garantía, es decir, una medida de aseguramiento de una obligación, y puede aparecer bajo diversas formas y cumplir distintas finalidades. Esencialmente su función consiste en vincular un inmueble al cumplimiento de una determinada obligación, de forma que si ésta no se cumple, puede ejecutarse el inmueble. Sin embargo, la mayor parte de las hipotecas aparecen vinculadas a préstamos otorgados por Entidades Bancarias  para la adquisición de viviendas, por lo que frecuentemente se asocia “hipoteca” a dicho préstamo. La hipoteca, por lo tanto, funciona de forma que la vivienda (o cualquier otro inmueble) hipotecada queda vinculada al pago del préstamo. En caso de que dicho pago no se produzca, la Entidad bancaria podrá ejecutarla para con el dinero obtenido saldar la deuda, si alcanza para ello.

A la hora de suscribir uno de estos préstamos es importante contar con el asesoramiento de un abogado que supervise el cumplimiento de todas las formalidades legales, evitando así algunos de los problemas que más quebraderos de cabeza están dando a los deudores hipotecarios, tales como:

– Cláusulas Suelo.

– Intereses abusivos.

– Swaps.